ESTANQUES FLEXIBLES

Los estanques flexibles son la solución ideal para asegurar fácilmente una reserva de agua temporal o de larga duración. Las aplicaciones del estanque flexible cerrado son el almacenamiento de agua en obras, las reservas de agua en caso de incendios, la recuperación del agua de lluvia, la limpieza industrial o agrícola, la alimentación de estanques o piscinas, la irrigación y el riego de las zonas verdes, etc.

El depósito flexible está fabricado a partir de un material elastómero. Se trata de una solución fiable, económica, ecológica y duradera. La gama de depósitos se extiende de 1 m3 a 1.000 m3 con posibilidad de fabricación a medida. El depósito también llamado lona para agua, presenta numerosas ventajas como rapidez de instalación, ocupa poco espacio para optimizar su transporte y posee gran surtido de accesorios.

Pronal
121